RETO 21 DÍAS

¡¡¡ Hello !!!

¿Qué tal lleváis la semana? I hope you're OK.

Me imagino que os sonará el programa de televisión 21 días, que consiste en reportajes de periodicidad mensual sobre la vida de determinados grupos de personas y vivido en primera persona por diferentes periodistas (Samanta Villar, Adela Úcar y Meritxell Martorell).

Yo creía que el título del programa era totalmente aleatorio hasta que hace unos días, hablando con mi amiga, me enteré que existe una teoría en la que parece que los 21 días, es el tiempo que necesitamos para cambiar un hábito.

Me sorprendió el tema porque nunca había oído hablar sobre ello y por supuesto, me puse a investigar.

Hoy quiero compartir esta entrada con tod@s que, al igual que yo, desconocíais esta teoría y con aquell@s que la conocéis perfectamente.

Si te interesa el tema, sigue leyendo que nos adentramos en el reto 21 días,...


Reto 21 días

RETO 21 DÍAS


La Teoría de los 21 días fue descrita en 1960 por el psicólogo Maxwell Maltz, célebre cirujano plástico de la Universidad de Columbia y autor de "La Psicocibernética" que habla sobre cómo debemos dedicar 15 minutos al día, a la misma hora, en el mismo lugar, para cualquier nuevo hábito que deseemos tener y la importancia de continuarlo hasta los 21 días consecutivos de práctica inequívoca.

De esta manera, se genera un cambio perceptible en la persona. No obstante, lamento comunicaros que si fallamos un solo día deberemos empezar nuevamente desde el principio.

Aunque esta entrada tendría que haberla publicado en enero, ya que cada comienzo de año es la época, por excelencia, de marcarnos nuestros propósitos para el nuevo año "bajar peso", "apuntarme al gimnasio", "aprender un idioma",... al final, pocas veces logramos conseguir nuestros objetivos. El mayor problema es que no desarrollamos las destrezas necesarias para lograr lo propuesto.

Es muy complicado formar hábitos buenos o abandonar los hábitos que nos perjudican. Básicamente porque creemos que tenemos que dedicar mucho tiempo y esfuerzo y eso, es lo que nos frena a la hora de ponernos en marcha.

Una investigación llevada a cabo, revelo que el 40% de las acciones que ejecutamos a diario no son decisiones reales, sino hábitos.

Pero no hay que venirse abajo porque por un lado, según especialistas en Programación Neurolingüistica, nos explican que los seres humanos sí podemos cambiar hábitos en nuestra vida. Los hábitos buenos o malos, son funciones potentes que tienen su sede en el subconsciente.

Se ha probado científicamente que por segundo mueren en nuestro cuerpo más de 5 millones de células que son restituidas inmediatamente. Como personas humanas, necesitamos 21 días para renovar todas las células de nuestro organismo y las células nuevas vienen grabadas con la información adquirida durante ese periodo. 

Y por otro lado, los hábitos según los científicos, surgen porque el cerebro siempre busca el modo de ahorrar energía, por lo que su tendencia natural es convertir casi cualquier situación ya vivida en una rutina.

De ahí la importancia de entender cómo funcionan y la función que cumplen: de esta forma, podremos gestionar mejor los que tenemos, fomentar los hábitos creadores y productivos y sustituir los que nos lastran por otros nuevos.

Para poner en marcha el "Bucle del Hábito", debemos localizar las señales sencillas que ponen en marcha un hábito (los desencadenantes o recordatorios), establecer una rutina mediante entrenamiento y escoger una recompensa adecuada para acompañar el ciclo. Super importante, añadir el cultivo de un ansia, de un deseo fuerte que alimente el bucle.

Os propongo un ejercicio sencillo para ver si es verdad todo este rollo que os he contado jajaja.

Todos los días, cuando nos despertemos, nos vamos a mirar al espejo y vamos a decirnos a nosotr@s mism@s que nos queremos y nos aceptamos tal y como somos. Conseguiremos que la mente termine por creerlo porque la parte inconsciente lo mandará a la consciente. Según parece, con el mero hecho de repetir la frase crearemos una destreza y una habilidad para el cambio.

Ahora viene la parte menos happy jajaja. Aunque el mito asegura que son suficientes 21 días para convertir una acción o comportamiento determinado en un hábito, investigaciones posteriores han desmontado la mala interpretación del trabajo del Dr. Maxell Maltz comprobando que se tardan unos 66 días de media en formar un hábito, aunque en realidad, el tiempo real dependerá de la acción en sí, la persona y la circunstancia.

Sea como fuere, vamos a ser realistas y conscientes de que formar y cambiar un hábito es un proceso que requiere tiempo pero que no es imposible y que ¡¡¡querer es poder!!!. 

Desde mi punto de vista particular, creo que lo más importante es tener una recompensa fuerte al final del camino y que nos resulte "ansia viva" el conseguirla. Si no es así, yo creo que no alcanzaremos nuestro objetivo.

¿Qué os ha parecido la entrada? ¿Vais a modificar algún hábito?

Desde aquí, os deseo mucha suerte en todo los retos 21 días que os propongais y si son 66 días tampoco pasa absolutamente nada. Lo importante es llegar a la meta, el tiempo es lo de menos.


"La vida no es una carrera de velocidad sino de resistencia"


Muchísimas G R A C I A S por leer mi blog, compartir y dejadme vuestros comentarios.

¡¡¡ Hasta pronto !!!

Comentarios

¡ SIGUEME !

¡ SUSCRIBETE POR CORREO !

TAMBIEN PUEDES SEGUIRME

Siguenos en Blogger Siguenos en Facebook Siguenos en Pinterest

ENTRADAS DESTACADAS

CC Cream IT COSMETICS | ¿La mejor del mundo?

CREMA DECOLORANTE - CYGNETIC

Contorno de ojos low cost | ALDI