Es tiempo de MEMBRILLOS

¡¡¡ Hello !!!

I hope you're Ok.

Hoy os quiero hablar sobre un postre tradicional que tiene a partes iguales tanto seguidores como no tan seguidores.

El dulce de membrillo casero es una delicia que todo el mundo puede preparar por esta época, cuando los membrillos están en su momento de maduración y llenos de sabor.

Yo estoy en el lado de la balanza de los que le encanta el Dulce de Membrillo o Carne de Membrillo.

El membrillo es una fruta con escaso contenido de azúcares y por lo tanto es bajo en calorías. Y aunque está claro que el dulce de membrillo, ya no tiene el mismo aporte calórico porque lleva incorporado azúcar, debo decir que me parece un postre perfecto para tomar ocasionalmente con queso por ejemplo.

 ¡¡¡Una combinación excelente!!!

También os digo que seguro que la mitad de los que lean esta entrada odiaran esa combinación jajaja.

Si eres de ese lado de la balanza que adora este postre y quieres saber cómo se elabora la carne de membrillo o para todos aquellos que no les gusta pero quieren saber un poco más sobre las bondades del mismo, no dudes en pinchar en más información...






DULCE DE MEMBRILLO


El membrillo es el fruto del membrillero, que resulta ser un árbol de la familia de las Rosáceas. Puede llegar a alcanzar 4 metros de altura. 

Esta familia incluye más de 2.000 especies de plantas herbáceas, arbustos y árboles distribuidos por regiones templadas de todo el mundo.

La verdad, es que en su contenido nutritivo apenas destacan vitaminas y minerales, salvo el potasio y unas cantidades muy discretas de vitamina C.

En lo que realmente destaca es en su abundancia en fibra (pectina y mucílagos) y taninos, sustancias que le confieren sus propiedades astringentes.

También contiene ácido málico, ácido orgánico que forma parte del pigmento vegetal que proporciona sabor a la fruta. Tiene propiedades desinfectantes y puede favorecer la eliminación del ácido úrico.

El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación de impulso nervioso y para la correcta actividad muscular, ya que interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

Ahora yo lo voy a convertir en un alimento un poco menos saludable pero, mucho más rico al gusto y al paladar jajaja.

El dulce de membrillo casero, llamado también carne de membrillo es un dulce que nos recuerda a nuestras abuelas.

La receta es muy sencilla aunque un poco cansada ya que por un lado, para cocinar el membrillo hay que pelarlos y cortarlos y suelen estar bastante duros y por otro lado, la cocción con el azúcar suele durar varias horas.

Vamos al lío!!!


INGREDIENTES

- 1 Kg de Membrillos
- 800 grs de Azúcar (20% menos del peso del membrillo)
- 100 ml de Agua (10% del peso del membrillo)
- 1 Limón (opcional)


Lo primero es lavar los membrillos muy bien bajo el grifo y frotarlos con las manos para quitar el máximo de pelusa.

Pelar los membrillos y cortar en trozos pequeños, para que cuezan antes, retirando los extremos, zonas de la piel que estén manchadas y las partes más leñosas del interior donde van las semillas.

Poner los trozos en la olla con el agua y dejamos que se cocinen 10 minutos desde el momento de la ebullición. Los retiras del fuego y escurres el agua de la olla.

En mi casa, siempre se ha pasado el membrillo cocido por el pasapuré. Nos gusta más la textura que deja que la de la batidora.

Una vez que has obtenido un puré homogéneo añades el azúcar y lo dejas en la olla hasta el día siguiente (no es necesario meterlo en el frigo). 

De esta forma, los membrillos se oxidan, lo que hace que quede un color más rojizo y además, sueltan todo su jugo con el que ya puedes cocerlos sin añadir más agua y quedarte con todo su sabor.

Al día siguiente toca cocinar a fuego bajo hasta que alcance el color y la textura deseada (estamos hablando de horas). Es un trabajo laborioso ya que debes remover constantemente para que no se pegue en el fondo. 

Cuando ya tiene la consistencia deseada solo queda rellenar los moldes donde lo vamos a conservar.

El membrillo se conserva muy bien en la nevera. El azúcar funciona como conservante natural.

Ideal para comerlo con requesón, queso fresco o nueces ya que constituye una alternativa muy saludable para los almuerzos y la meriendas.

Si se toma acompañado de galletas, tostadas o frutos secos resulta ideal para aquellas personas que necesitan un aporte extra de calorías. 

Os tengo que contar un secreto, realmente el Dulce de Membrillo lo ha hecho siempre mi abuela y en la actualidad mis padres. Yo soy la afortunada que lo disfruto. Pero me ha parecido muy interesante compartir con vosotros esta receta tradicional.

Deseo te haya parecido una receta a la altura de vuestros paladares exigentes y te animes a hacerla. Estáis de suerte y todavía queda temporada de membrillos.


Muchísimas G R A C I A S por leer la entrada.


Recordad que podéis seguirme a diario por diferente Redes Sociales, según vuestros gustos personales.

Y si te gusta la cocina, te recomiendo que visites mi etiqueta de Recetas de cocina - Cooking Recipes.

¡¡¡ Hasta pronto !!!

Comentarios

SUSCRIBIRSE POR CORREO

ENTRADAS DESTACADAS

Plántale cara a la celulitis - Reductor Intensivo Noche Xarriot Cosmetics

CREMA DECOLORANTE - CYGNETIC

ELECCIÓN POUR FEMME MERCADONA